Cómo Vivir Para Siempre

Y Nunca Morir

 

Dan Corner

 

[Usted puede hacer copias de este artículo, pero respetando su contenido, sin modificaciones, adiciones u omisiones de ningún tipo, e incluyendo el nombre y la dirección del ministerio que se encuentran al final. Todos los pasajes bíblicos son de la Nueva Versión Internacional, a menos que se indique lo contrario.]

 

 

El único, exclusivo y precioso Señor Jesús, que venció a la muerte, al sepulcro, y que derrotó al diablo, enseñó sobre vivir para siempre y nunca morir en al menos cuatro ocasiones. Nos dio su palabra y la manera en que podemos obtener esta tan deseada experiencia. Lo siguiente es lo que el Señor de señores, el Dios hecho carne enseñó:

 

Yo soy el pan vivo que bajó del cielo. Si alguno come de este pan,  vivirá para siempre. Este pan es mi carne, que daré para que el mundo viva. (Jn. 6:51) .... Éste es el pan que bajó del cielo.  Los antepasados de ustedes comieron maná y murieron,  pero el que come de este pan vivirá para siempre. (Jn. 6:58). 

 

Para entender de manera apropiada estos versículos, debemos considerar qué más fue dicho con respecto a vivir para siempre y nunca morir. Comparando estos pasajes unos con otros ganaremos un mayor entendimiento sobre esta verdad:

 

—Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto? (Jn. 11:25-26)

 

Ciertamente les aseguro que el que cumple mi palabra,  nunca morirá. (Jn. 8:51).

 

Juntos, estos versículos son claros en establecer que, si queremos vivir para siempre y nunca morir, debemos:

 

● continuar comiendo de su cuerpo (o carne)

● continuar creyendo [verbo en tiempo presente continuo en el griego original] en Jesús

● cumplir su palabra

 

Todos estos términos se están refiriendo a la misma acción. En otras palabras, creer en Jesús = cumplir su palabra = comer de su carne.

 

[Tristemente, los Católicos han magnificado el pasaje de Juan 6:51-58 hasta el punto de excluir otros pasajes relacionados, y erróneamente han concluido que Jesús se estaba refiriendo a algo que llaman “transubstanciación”. Ese no es el caso, lo cual es aparente considerando otros pasajes relacionados con vivir para siempre, la vida eterna, y la salvación]  

 

 

Los Apóstoles del Señor

 

Similarmente, los apóstoles del Señor enseñaron sobre cómo vivir para siempre y nunca morir:

 

El mundo se acaba con sus malos deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. (1Jn. 2:17). 

 

Esa verdad está además relacionada con los pasajes Juan 6:51-58; 8:51 y 11:25,26. En otras palabras, debemos continuar haciendo la voluntad de Dios, que es = creer en Jesús = cumplir su palabra = comer de su carne.

 

 

Inmortalidad

 

Vivir en la presencia de Dios después de la muerte es lo que se expresa al decir inmortalidad. Quienes no lo hagan, experimentarán muerte eterna y estarán por siempre en un intenso tormento en estado conciente. A lo largo de toda la Biblia uno puede leer sobre la inmortalidad:

 

En el camino de la justicia se halla la vida; por ese camino se evita la muerte. (Pr. 12:28).

 

Él dará vida eterna a los que,  perseverando en las buenas obras, buscan gloria, honor e inmortalidad. (Ro. 2:7).

 

Note que los que buscan la inmortalidad obtendrán vida eterna (Ro. 2:7) y que la vida eterna viene por caminar en la justicia (Pr. 12:28). Estas dos cosas también son descritas en Romanos 2:7 como perseverar en las buenas obras.

 

 

Victoria en Jesús

 

La inmortalidad es una promesa explícita determinada para los cristianos:

 

Porque lo corruptible tiene que vestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad. Cuando lo corruptible se vista de lo incorruptible, y lo mortal,  de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: "La muerte ha sido devorada por la victoria." ¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo! Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse firmes e inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su trabajo en el Señor no es en vano. (1Co. 15:53-54, 57-58). 

 

Específicamente, es el mensaje de salvación llamado evangelio el que revela la verdad con respecto a vivir eternamente y sobre la inmortalidad:

 

...y que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Cristo Jesús, quien puso fin a la muerte y sacó a la luz la vida y la inmortalidad por medio del evangelio. (2Ti. 1:10. NBLH)

 

 

El Árbol de la Vida

 

En el primer libro de la Biblia leemos sobre el árbol de la vida. Leemos que por comer de él, uno puede vivir para siempre:

 

Y dijo: "El ser humano ha llegado a ser como uno de nosotros, pues tiene conocimiento del bien y del mal. No vaya a ser que extienda su mano y también tome del fruto del árbol de la vida, y lo coma y viva para siempre." (Gn. 3:22)

 

Luego, en el último libro de la Biblia leemos nuevamente sobre el árbol y sobré quiénes tendrán el derecho de comer de su fruto:

 

El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que salga vencedor le daré derecho a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios. (Ap. 2:7)

 

"Dichosos los que lavan sus ropas para tener derecho al árbol de la vida y para poder entrar por las puertas de la ciudad. Pero afuera se quedarán los perros, los que practican las artes mágicas, los que cometen inmoralidades sexuales, los asesinos, los idólatras y todos los que aman y practican la mentira. (Ap. 22:14-15)

 

Pero ¿cómo podemos lavar nuestras ropas para que podamos tener derecho al árbol de la vida y a vivir eternamente? Aquí está la respuesta:

 

—Eso usted lo sabe, mi señor —respondí. Él me dijo: —Aquéllos son los que están saliendo de la gran tribulación; han lavado y blanqueado sus túnicas en la sangre del Cordero. (Ap. 7:14).

 

Solamente la sangre de Jesús puede hacernos posible el comer del árbol de la vida. Jesús es nuestra única esperanza y salvador.

 

Volviendo al versículo de Ap. 22:15, por favor note quiénes se quedarán afuera de la Nueva Jerusalén, el lugar donde estará el árbol de la vida. Apártese de estos pecados, que le están llevando al lago de fuego. (Ap. 21:8)

 

 

La Verdadera Fuente de la Juventud

 

Algunos están esperando un descubrimiento científico que los haga inmortales. Juan Ponce De León una vez buscó la fuente de la juventud, pero tan solo descubrió el actual estado de Florida, en Estados Unidos.

 

Vivir eternamente, sin embargo, puede solamente ser posible buscando la vida espiritual que se encuentra en JESUCRISTO, el que murió por nuestros pecados y se levantó de la tumba. Él mismo enseñó que nunca moriremos [nunca experimentaremos la muerte eterna] si cumplimos sus palabras. Querido lector, no busqué otra cosa que no sea el mensaje de la Biblia para aprender sobre la inmortalidad y sobre vivir para siempre. La preciosa verdad de Dios nos dice cómo hacerlo.

 

Por favor vea otros de nuestros importantes artículos sobre la salvación http://www.evangelicaloutreach.org/elverdadero.htm

http://www.alcanceevangelistico.org/ellago.htm

http://www.alcanceevangelistico.org/enganeis.htm

 

DIOS LE BENDIGA.

Vuelva a Difusión de las Buenas Noticias
www.alcanceevangelistico.org


Contáctenos o únase a nuestro listado  

Dirección postal:

Difusión de las Buenas Noticias
PO Box 265, Washington, PA 15301 USA