Cuando María Pecó

Y Se Convirtió En Una

Incrédula

Dan Corner

[Usted puede hacer copias de este artículo, pero respetando su contenido, sin modificaciones, adiciones u omisiones de ningún tipo, e incluyendo el nombre y la dirección del ministerio que se encuentran al final.]

Una chocante y oculta verdad acerca de María, la madre de Jesús, es lo que usted está a punto de leer por usted mismo en las siguientes Escrituras.  Por favor lea lo siguiente atentamente y usted verá por usted mismo que esto es ciertamente lo que las Escrituras revelan.  Esta es la verdad de Dios, aunque casi nunca se enseña.  Esto es lo que pasó, aún cuando ella es presentada muy diferente:

 

Luego entró en una casa, y de nuevo se aglomeró tanta gente que ni siquiera podían comer él y sus discípulos. (Marcos 3:20)  (A lo largo de este artículo solamente se usará la versión de la Biblia “Nueva Versión Internacional” NVI)

 

Cuando se enteraron sus parientes, salieron a hacerse cargo de él, porque decían: “Está fuera de sí.” (Marcos 3:21)

 

·         Este es un verso extremadamente importante para enfocarse, ya que chocantemente declara que la familia natural de Jesús pensaba que él estaba fuera de sí (loco)!  (La persona que estaba incluida en la familia será revelada en el verso 31.) 

 

Los maestros de la ley que habían llegado de Jerusalén decían: “¡Está poseído por Beelzebú! Expulsa a los demonios por medio del príncipe de los demonios.” (Marcos 3:22)

 

Entonces Jesús los llamó y les habló en parábolas: “¿Cómo puede Satanás expulsar a Satanás? (Marcos 3:23)

 

Si un reino está dividido contra sí mismo, ese reino no puede mantenerse en pie. (Marcos 3:24)

 

Y si una familia está dividida contra sí misma, esa familia no puede mantenerse en pie. (Marcos 3:25)

 

Igualmente, si Satanás se levanta contra sí mismo y se divide, no puede mantenerse en pie, sino que ha llegado su fin. (Marcos 3:26)

 

Ahora bien, nadie puede entrar en la casa de alguien fuerte y arrebatarle sus bienes a menos que primero lo ate. Sólo entonces podrá robar su casa. (Marcos 3:27)

 

Les aseguro que todos los pecados y blasfemias se les perdonarán a todos por igual, (Marcos 3:28)

 

excepto a quien blasfeme contra el Espíritu Santo. Éste no tendrá perdón jamás; es culpable de un pecado eterno.” (Marcos 3:29)


Es que ellos habían dicho: “Tiene un espíritu maligno.” (Marcos 3:30)

 

En eso llegaron la madre y los hermanos de Jesús. Se quedaron afuera y enviaron a alguien a llamarlo, (Marcos 3:31)

 

·        Este verso revela quiénes eran los miembros de la familia natural de Jesús que pensaban que él estaba loco, y declara que ellos llegaron en ese momento.  (Ellos salieron a hacerse cargo de Jesús en el verso 21 y llegaron aquí en el verso 31.)  Para la sorpresa de muchos, era María y sus hermanos naturales. (Sorprendido?)

 

pues había mucha gente sentada alrededor de él.  Mira, tu madre y tus hermanos están afuera y te buscan le dijeron. (Marcos 3:32)

·        Aquí está un reforzamiento del verso 31.  María y sus otros hijos estaban buscando a Jesús.  La razón del por qué, está declarado en el verso 21, que es, hacerse cargo de él, ya que ellos pensaban que él estaba loco.

¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? —replicó Jesús. (Marcos 3.33) 

Luego echó una mirada a los que estaban sentados alrededor de él y añadió: Aquí tienen a mi madre y a mis hermanos. (Marcos 3:34)

·        Jesús no reconoce en lo más mínimo a María ni a sus otros hijos como siendo su madre y sus hermanos.  (El ni siquiera les habló en este momento.)  En vez de eso, el Señor dice:

 

·        Cualquiera que hace la voluntad de Dios es mi hermano, mi hermana y mi madre. (Marcos 3:35)

Jesús hizo una distinción entre María y sus hermanos excluyéndolos de formar parte de su familia espiritual, ya que ellos no estaban haciendo la voluntad de Dios en este punto.  Es imposible hacer la voluntad de Dios si tu crees que el Señor está loco y deseas hacerte cargo de él.  (Hacerse cargo de Jesús lo hubiera prevenido de ir a la cruz.)  Por alguna razón María ya no estaba creyendo en Jesús, (pero por el contrario, pensaba que él ahora estaba loco) y tendría que haber pecado para llegar a este punto bajo.  Por lo tanto, María perdió su salvación debido a su incredulidad en Jesús.  Esto también está claro ya que ella no fue considerada por Jesús como parte de su familia espiritual en este punto de tiempo.  (Más adelante en eso cambiaría.)  Jesús declaró quién era su familia espiritual en el verso 34, y eso excluía a María, y solo incluyó a aquellos que están haciendo la voluntad de Dios. 

Finalmente, Jesús no le concedió a María su petición.  En otras palabras, él no la vio en este punto cuando ella pensaba que él estaba loco y quería hacerse cargo de él.

Estos son los hechos, aunque muchos no los hayan oído anteriormente.  Tal vez usted estaba en ese número.  Por favor léalo otra vez y familiarícese con la verdad.

Por favor note que María no es “nuestra vida, dulzura y esperanza,” de acuerdo a la Biblia.  Jesús es “nuestra vida, dulzura y esperanza.”  Esto es vital para la salvación de usted.

Por favor no confíe en una María sin pecado, quien también está supuesta ser la Madre del cielo y Mediadora de toda la gracia.  Esa persona no existe.  Confíe 100% en Jesús para su salvación y vuélvase de sus pecados.  Jesús es el único Salvador.

Dios lo bendiga.

Más información (en amor Cristiano) para Católicos está disponible aquí.




Retorne a la Página Principal De Alcance Evangelístico

Contáctenos o Unase A Nuestra Lista De Correo Electrónico

 

Dirección de Coreo:

Alcance Evangelístico                                                                             

PO Box 265

Washington, PA 15301 USA