Verdadera Seguridad de la Salvación

 

El permiso para reproducir este capítulo en su totalidad está concedido.

 


Como ocurre con otras enseñanzas que se hallan en la Biblia, hay usualmente una falsificación que las personas aceptan como si fuera la verdad.  La enseñanza de la seguridad de la salvación no es ninguna excepción para esta regla. 

Antes de proceder a las Escrituras, debemos aprender lo que ha sido enseñado por los maestros de la doctrina de UVSSS (“Una vez salvo siempre salvo”) con relación a la seguridad de la salvación.  Desde esta base, tendremos un punto de referencia para compararla con la Biblia.  Tal vez usted se sorprendería al observar la relación cerca que la enseñanza popular sobre la seguridad de la salvación tiene con UVSSS.  Lo que sigue es lo que alrededor de una docena de diferentes autores, desde esa perspectiva, han escrito sobre este asunto.

 

Lo que Dicen los Maestros UVSSS sobre la Seguridad de la Salvación

Los verdaderos creyentes pueden tener una seguridad completa de su salvación eterna (1 Juan 5:11-13).  Esto sería imposible si nosotros perdiéramos perder nuestra salvación. [1]

...  si usted cree que usted puede perder su salvación cuando usted deje de creer o cuando caiga en pecado, entonces la salvación se hace inalcanzable.  Por esta razón, yo traté de establecer en un capítulo precedente la doctrina de la seguridad del creyente.  Si nosotros no estamos seguros de que nuestra relación con Dios es eternamente segura, es muy difícil crecer en la vida Cristiana. [2]

La seguridad de Dios y la certeza del hombre son verdades que se acompañan cuando se refieren a la salvación del creyente.  Pueden ser vistas como dos caras de la misma moneda.   La seguridad es lo que Dios provee para el pecador creyente.   Es un aspecto de Su gran regalo de salvación. La certeza es la certidumbre que el creyente tiene cuando acepta la seguridad de Dios. [3]

La certeza de la salvación es la confianza y certidumbre de que los creyentes poseen la seguridad eterna cuando ellos confiesan su pecado, se arrepienten de su pecado cuando creen que la pena de su pecado fue pagada por Jesucristo, por medio de Su muerte en la cruz, y cuando ellos reciben a Jesucristo como Señor y Salvador. [4]

Aquellos que han confiando en Cristo como Salvador son separados por Dios en el momento en que son salvos.  Por lo tanto, están seguros, y la certeza viene de aceptar esa posición en el Salvador.    Repetimos, las dos verdades no son idénticas, pero están relacionadas una con otra. [5] 

Alguna gente cree que nadie puede tener una certeza real – ni siquiera un Cristiano verdadero.  Ellos rechazan la soberanía de Dios en cuanto a la salvación, y con esto, destruyen la base teológica para la eterna seguridad y la certeza.  Ese es el punto de vista histórico Arminiano (que se llama así a causa del teólogo holandés).  Este punto de vista establece que si un Cristiano piensa que está seguro para siempre, puede llegar a ser espiritualmente negligente. [6]

La perseverancia final de los santos es una de las bendiciones grandes y distintivas proclamadas por el Evangelio, siendo una parte integral de la salvación misma, y por lo tanto cualquier reclamo en contra de esta doctrina es un ataque contra los verdaderos fundamentos del consuelo y la certeza del creyente. [7]

La certeza es una parte inseparable de la fe salvadora.  Como el Apóstol Juan dijo, “Les escribo estas cosas a ustedes que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna.” (Las itálicas son de él). [8] 

La certeza tiene que ver con que una persona comprenda que tiene vida eterna.  Pero la seguridad es un hecho verdadero ya sea que un individuo tenga certeza de eso o que no la tenga. [9]

La eterna seguridad es una doctrina de la Escritura, una revelación divina de un hecho permanente que existe, sea o no creído.  La certeza es solamente la confianza personal en una salvación presente. [10]

 Ahora, Dios quiere que usted disfrute de su salvación.  Su “avión” no puede caerse, y usted no tiene que sujetarse del asiento en frente de usted,  ¡El es quién le sostiene a usted!    

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna;  y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.  Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre (Juan 10: 27-29).

El nunca las suelta.  Ahora siéntese cómodo, relájese, y disfrute su salvación.  Alguien dijo:  “Todo el camino al cielo es cielo” (las negritas son de él). [11] 

La elección da certeza de salvación. [12]

La eterna seguridad es la verdad que establece a un Cristiano en la certeza de salvación. [13]

Para la mayoría, lo que se nos ha enseñado acerca de la salvación está claramente basado en el fundamento de UVSSS, como se acaba de mostrar.  Se nos ha dicho que una vez que una persona ha tenido un momento de fe verdadera en Cristo, él es salvo y permanecerá salvo.  Porque él siempre será salvo, debe tener certeza de su salvación; y si uno niega UVSSS entonces la certeza se hace inalcanzable. 

¿Es ésta realmente la clase de certeza de salvación que la Biblia enseña?  ¿Están los maestros de UVSSS mal interpretando a aquellos que creen en una seguridad condicional cuando ellos dicen que los tales no pueden tener certeza?  Más aun, ¿hay una sobre limitada confianza peligrosa generada por la doctrina de UVSSS?  Vamos a las Escrituras para encontrar respuestas para éstas y otras preguntas con respecto a la certeza. 

 

“Usted Puede Saber

Sin dudas, el pasaje más comúnmente citado con relación a la certeza de salvación es 1 Juan 5:11-13.

 Y el testimonio es éste: que Dios nos ha dado vida eterna, y esa vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida. Les escribo estas cosas a ustedes que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna

Con respecto al versículo 13, John MacArthur, Jr., ha escrito: 

El propósito de la aseveración de Juan está explícito en 1 Juan 5:13:  “Les escribo estas cosas a ustedes que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna. (el énfasis está añadido).  Ahí el apóstol descubre su intención.  No está tratando de hacer que los creyentes duden;  él quiere que tengan certeza plena (las cursivas son de él). [14] 

Pero entonces, en otras instancias, MacArthur parece contradecir esta aseveración cuando escribe:

Porque que alguien última y finalmente caiga de la fe demuestra que esa persona nunca realmente fue redimida para empezar: ... [15] 

No importa cuán convincente el testimonio de una persona pueda parecer, una vez que se convierte en un apóstata, él ha demostrado irrefutablemente que nunca fue salvo. [16]

Si una persona deja la comunión con el pueblo de Dios y nunca regresa, él o ella nunca fue verdadero(a) creyente, a principio de cuentas. [17]

Pero ningún verdadero creyente puede caer en incredulidad estable o reprobación permanente. [18]

El punto no es que Dios garantice la seguridad a cada uno de los que dirán que aceptan a Cristo, sino en lugar de eso, que aquellos cuya fe sea genuina probarán que su salvación es segura perseverando hasta el fin en el camino de la justicia. [19] 

John Murray toma la misma posición en cuanto a la verdadera fe que persevera en la santidad hasta el fin:

...  podemos mantener la fe en nuestra seguridad en Cristo solamente si perseveramos en la fe y la santidad hasta el fin. [20]  

En contraste con MacArthur y Murray, D. James Kennedy, que abraza la Confesión de Westminster, indirectamente niega que uno que tenga una fe salvadora, perseverará hasta el fin en el camino de la santidad: 

Pienso en el pasado, hace muchos años, en un hombre en esta iglesia que se involucró en adulterio – un hombre que había sido un ministro y había dejado el ministerio, pero que era un hombre que parecía ser un hombre santo – un hombre que parecía ser un Cristiano.  Solamente Dios conoce el corazón.  El se involucró con una mujer casada.  Iba a hacer que ella se divorciara de su marido y que se casara con él.  Yo lo amonesté y lo urgí al arrepentimiento. El fue traído ante el comité de disciplinario y ellos le amonestaron para que se arrepintiera. Fue suspendido de los sacramentos, pero él no se arrepintió.  Finalmente, la Sesión determinó que puesto que él permanecía impenitente, tendrían que excomulgar a este hombre de la iglesia.  Justo antes de que sucediera, Dios haló su cuerda, y súbitamente el hombre murió. 

Estas son solamente algunas de las formas ilimitadas e infinitas en que Dios puede castigar a aquellos que son verdaderamente Suyos, que no se arrepienten de sus pecados.  Mis amigos, necesitamos tomar en serio las amonestaciones porque ellas son muy reales. [21]

Entonces, ¡una persona que muere como un adúltero no arrepentido puede ser un Cristiano verdadero, según algunos que mantienen la Confesión de Westmister! 

Kennedy también escribió acerca de la caída:

Es cierto que los Cristianos pueden caer en pecado;  nosotros podemos parcial y temporalmente caer, pero no caer total ni finalmente. [22]

Uno debe preguntar, si ese adúltero impenitente no cayó total y finalmente, ¿qué tendría que haber hecho para que esto sucediera?  Seguramente ¡él no perseveró hasta el fin en el camino de la justicia!

   

Certeza Meramente Nominal

Aparentemente, MacArthur y algunas otras gentes de UVSSS que se suscriben a la Confesión Calvinista de Westmister [23] no ven contradicción en decir que nosotros podemos tener la certeza plena ahora;  entonces transponerse para decir que si nosotros alguna vez caemos de la fe o alguna vez apostatamos, aún después de un testimonio convincente, nosotros demostramos que ¡nunca fuimos salvos como pensábamos que éramos!

En otras palabras, si usted se aleja de Cristo justo al final de su vida, aún después de un testimonio convincente de Cristo por muchos años, usted demuestra en ese momento que su fe no era real, como usted pensaba que era, sino solamente espuria.  Entonces, por otra parte, si esa misma persona regresa, ¡puede tener una fe verdadera después de todo!  Entonces, si uno tiene una fe real y se aleja de Cristo por un tiempo extenso de años durante los cuales vivió un estilo de vida por demás impío, pero al final de su vida regresa, él fue salvo durante todo el tiempo en que se mantuvo en ese estado irredento.  Solamente la condición espiritual de uno en el mismísimo fin de su vida, cuando exhala su último suspiro, revelará ¡si su fe era salvadora o solamente un fraude total! 

Aunque es negado, la esencia del punto de vista moderado de los UVSSS, adoptado por MacArthur y otros, es:  Si usted alguna vez tuvo una verdadera fe, usted es salvo, pero usted nunca puede saber hasta el mismísimo fin de su vida que usted tuvo verdadera fe para ser salvo.  Una vez más, ellos son aprensivos para admitir esto, pero es consistente con su punto de vista.  Recuerde, si queda alguna oportunidad en el tiempo para convertirse en un apóstata,  y uno lo hace aun después de un testimonio convincente de muchos años, entonces él demuestra que nunca fue realmente salvo para comenzar, es decir, a menos que él regrese al Señor.

El fundamento en esto no es sino palabras de dos sentidos acerca de la certeza plena que gente, como Morey, dicen que uno puede tener.  La salvación en tiempo presente no puede, en realidad, coexistir con la posibilidad de apostatar en el futuro, porque esto probaría que la tal persona nunca fue salva para comenzar, aun cuando tuviera un testimonio convincente.  Así, a pesar de lo que los que proponen UVSSS puedan decir, ellos ¡no tienen absolutamente ninguna certeza de salvación a no ser nominalmente porque siempre existe para ellos la posibilidad de apostatar!

Zane Hodges observó algo acerca de este punto de vista que contradice la profesión del mismo:

Pero igualmente, el Cristiano mismo no puede estar seguro de que él tiene la fe de los elegidos de Dios a menos que persevere hasta el fin.  Así cada Cristiano debe vivir con la posibilidad de que él debe demostrar al final que no es un elegido, o sea, que está ¡“reprobado”! [24]

 Pero increíblemente, Hodges también escribió:

Pablo no dice, como los señores maestros tan frecuentemente lo hacen, que sus lectores deben cuestionar su salvación si se ven involucrados en impureza sexual. [25]

Obviamente, MacArthur y Hodges muestran vastas diferencias en teología mientras que ambos abrazan la UVSSS.  El primero es “moderado” en su posición, mientras que el último es “extremista”.  Ambos denuncian entre sí sus posiciones sobre la fe salvadora, y sin embargo se adhieren a UVSSS.

 

¿Qué dice Realmente 1 Juan 5:13?

Muchas personas que basan su certeza de salvación en 1 Juan 5:13 no están conscientes de que este versículo se refiere solamente a aquellos que tienen una fe ¡en tiempo presente en Jesús!  Por favor observe el versículo 13 de la Traducción Literal de Young (Young’s Literal Translation; Este libro sólo está en Inglés): 

Estas cosas yo las escribí a ustedes que están creyendo en el nombre del Hijo de Dios, para que puedan conocer la vida duradera que ustedes tienen, y para que ustedes puedan creer en el nombre del Hijo de Dios. [26] 

Esta importante verdad acerca de la palabra creyendo automáticamente cambia el significado que nosotros debemos tener de este pasaje frecuentemente citado.  La verdad es que este pasaje ofrece certeza de salvación solamente a los que al presente están creyendo en Jesús.  En contraste con la posición extrema de Stanley-Hodges-Lutzer, este versículo definitivamente ¡no ofrece certeza de salvación a las personas que ya no creen en Jesús! 

También, de acuerdo con el contexto inmediato, tales personas que están creyendo son las únicas que al presente tienen al Hijo.

El que tiene al Hijo, tiene vida;  el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene vida (1 Juan 5:12 Nueva Versión Internacional).

Por favor observe que este verso no dice, el que tuvo al Hijo, sino tiene al Hijo tiene vida,  ¡que está también en tiempo presente!

Con el tiempo presente todavía en mente, Juan repitió la misma verdad, pero este vez en negativo, “el que no tiene [tiempo presente] al Hijo de Dios no tiene vida” (NVI).

 

Juan 6:47 

Juan 6:47 es otro pasaje comúnmente usado por UVSSS y que es igualmente mal entendido.  Refiriéndose a esta Escritura, John Rice escribió:

¿Tiene usted vida eterna?  Usted puede responder “Sí, yo tengo vida eterna porque la Biblia dice, ´El que cree [27] en el Hijo tiene vida eterna´.  Yo creí en El.  Yo confié en El.  Yo descansé en El.  Por lo tanto yo tengo vida eterna.” [28]

Como fue citado en otro lugar, la creencia de UVSSS para la salvación es usualmente enseñada como  un  momento pasado de fe en Jesucristo, especialmente en el campo extremista, en lugar de un creyendo en El ¡en tiempo presente continuo!

Dave Hunt también se refiere al mismo pasaje:

Cristo dijo, “El que cree en mí tiene vida eterna” (Juan 6:47) y “no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida” (Juan 5:24).  Aquellos que carecen de certeza no han creído en Cristo. [29]

Ni 1 Juan 5:11-13, ni Juan 6:47, ni ninguna otra Escritura asegura la salvación para aquellos que una vez creyeron verdaderamente, pero que dejaron de creer (Lucas 8:13) o los que han naufragado en su fe, como ocurrió con Himeneo y Alejandro (1 Timoteo 1:19,20).  Por favor tome nota de esto.  Pensar de otro modo es ¡ir en contra de la Escritura!

Por lo tanto, todos los que proponen UVSSS (la posición extrema) tales como Hodges y Lutzer están claramente equivocados al decir que usted puede dejar de creer y permanecer todavía salvo.

En cuanto a dejar de creer y todavía permanecer salvo, el firme maestro de UVSSS Charles Stanley declara:

... los creyentes que pierden o abandonan su fe retendrán su salvación, ... [30]

Recuerde, para tales personas, sólo toma un momento de verdadera fe en Jesús para ser salvos por siempre.  De aquí, si después de dicho momento de fe, uno abandona su fe todavía mantendría su salvación.

 En contraste con esto, el Apóstol Juan declara:

 (1)  Nosotros debemos tener una posesión presente del Hijo para tener la vida eterna.

 (2)  Debemos tener un presente creyendo en Jesús para saber que tenemos vida eterna ahora. 

Esta es la verdad de Dios en cuanto a la única certeza real de salvación que existe.  Así que la certeza de salvación sí existe y uno puede tenerla ahora, pero es solamente una certeza para una salvación en tiempo presente porque es para un presente creyendo en Cristo.

 

Permaneciendo en el Hijo 

¿Puede nuestro permanecer (permaneciendo) en el Hijo, como Juan escribió, variar en algún momento una vez que nosotros verdaderamente lo tenemos?  La respuesta es ¡sí!  Esto nos lleva de regreso al tema de la seguridad del creyente.

Para que podamos comprender más plenamente 1 Juan 5:11-13 debemos tener otras Escrituras en mente, incluyendo 1 Juan 2:24,25:

Permanezca en ustedes lo que han oído desde el principio, y así ustedes permanecerán también en el Hijo y en el Padre. Esta es la promesa que él nos dio: la vida eterna.

Ese pasaje establece que nuestro permanecer en el Hijo y en el Padre ¡es condicional!  ¿Sorprendido?  Si usted es como la mayoría, probablemente lo esté.  Sin embargo, usted no debería estarlo ya que la Biblia tiene muchos tales pasajes condicionales relacionados a la salvación, que obviamente afectarían la certeza de salvación. 

 

1 Juan Usa la palabra Saber de Otras Maneras

Hay todavía otros pasajes en el libro de 1 Juan además de 5:13 en los que debemos también enfocarnos para tener un entendimiento más pleno de la verdadera certeza de salvación.  Tristemente, muchos parecen estar completamente inconscientes de los versos siguientes que también usan la palabra conocer:

·        Podemos saber quién conoce a Dios y quién no:

¿Cómo sabemos si hemos llegado a conocer a Dios? Si obedecemos sus mandamientos. El que afirma: "Lo conozco", pero no obedece sus mandamientos, es un mentiroso y no tiene la verdad. En cambio, el amor de Dios se manifiesta plenamente* en la vida del que obedece su palabra. De este modo sabemos que estamos unidos a él: (1 Juan 2:3-5).

·        Podemos saber quién ha nacido de nuevo:

Si reconocen que Jesucristo es justo, reconozcan también que todo el que practica la justicia ha nacido de él.  (2:29). 

·        Podemos saber quiénes son los hijos de Dios y los hijos del diablo por la conducta de cada cual:

Así distinguimos entre los hijos de Dios y los hijos del diablo: el que no practica la justicia no es hijo de Dios; ni tampoco lo es el que no ama a su hermano. (3:10)

·        Podemos saber que hemos pasado de muerte espiritual a vida espiritual por nuestro amor:

Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida porque amamos a nuestros hermanos. El que no ama permanece en la muerte. (3:14)

·        Podemos saber que otras personas no son salvas por el odio que tienen:

Todo el que odia a su hermano es un asesino, y ustedes saben que en ningún asesino permanece la vida eterna.  (3:15)

·        Podemos saber que pertenecemos a la verdad mediante nuestra ayuda material a nuestros hermanos Cristianos si están necesitados.  Esto muestra el amor de Dios en nosotros:

Si alguien que posee bienes materiales ve que su hermano está pasando necesidad, y no tiene compasión de él, ¿cómo se puede decir que el amor de Dios habita en él? Queridos hijos, no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad. En esto sabremos que somos de la verdad, y nos sentiremos seguros delante de él: (3:17-19) 

Por favor observe que, según el Apóstol Juan, ¡nosotros podemos saber si otra persona no es salva por medio de su conducta y esto con tanta seguridad como la que podemos tener para saber que nosotros somos salvos ahora porque estamos creyendo en CristoEl amor y la obediencia general (o el odio y la desobediencia general) a Dios son los puntos claves para los tales textos citados por este maestro de la verdadera gracia en su epístola 

En lo que se refiere a saber a qué familia espiritual pertenece otro, Pablo supo que Elimas era un hijo del diablo (Hechos 13:10) y Pedro supo que el corazón de Simón no era recto delante de Dios en un momento futuro al momento en que había creído (Hechos 8:21).  Juan también supo que Diótrefes no era salvo (3 Juan 9-11).

En oposición a todas esas Escrituras, estamos inundados con el siguiente tipo de mensajes: 

Y aquellos que se arrepienten y creen en el evangelio son eternamente salvos.  Pero ni yo ni usted ni nadie está en la posición de decir apropiadamente que éste y aquél no sean Cristianos.  Lo más que podemos decir es que él no está viviendo como un Cristiano debe vivir. [31]

Ahora todos nosotros sabemos de uno que fue un diácono en la iglesia y que tuvo testimonio para el Señor.  Ahora está atendiendo un bar en cierto lugar.  Bien, acerca de tal persona la Biblia dice:  “El Señor conoce los que son suyos, y apártese de iniquidad todo aquél que invoca el nombre de Cristo”.  En último análisis, ni usted ni yo sabemos si una persona es verdaderamente un Cristiano porque la esencia de ser Cristiano es que el alma, el hombre interior, es salvo. [32] 

 

Las Obras según UVSSS 

Parte de los problemas de esta falta de entendimiento por parte de los que proponen UVSSS procede de pensar que todo lo que nosotros hacemos o dejamos de hacer es una obra

Porque cualquier conducta o comportamiento que pueda caracterizar al creyente puede ser llamado una obra, sea buena o mala.  Si yo peco, puede ser llamada una obra mala, si yo obedezco los mandamientos de Cristo, puede ser llamada una buena obra.   Por esta razón, “falta de obra” es redundante.  Pero si lo digo de esa manera es para hacer absolutamente claro que la salvación es por gracia a través de la fe solamente – fe más nada más. [33]

Ya que no somos salvos por las obras (Efesios 2:8,9), entonces obviamente nuestra obediencia (o desobediencia) no pueden ni aun estar remotamente conectadas con la identificación de nuestra verdadera salvación, ¡así piensan ellos!  De acuerdo con esto, 1 Juan 3:10,14,15 y muchas otras Escrituras parecen imposibles y por lo tanto anuladas por su "tradición" de UVSSS.

Regrese a Alcance Evangelístico  http://www.evangelicaloutreach.org/spanish.htm
Dirección: P.O. Box 265, Washington, PA 15301-0265, USA

 



[1] Robert A. Morey, La Obra Salvadora de Cristo (The Saving Work of Christ) (Sterling, VA: Grace Abounding Ministries, Inc. 1980), p. 234

[2] Erwin W. Lutzer, Como Puede Estar Seguro Que Usted Pasará La Eternidad Con Dios (How You Can Be Sure That You Will Spend Eternity With God) (Chicago: Moody Press, 1996), p. 130.

[3] Robert P. Lightner, El Pecado, el Salvador, y la Salvación (Sin, the Savoir, and Salvation) (Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1991), p. 228.

[4] June hunt, Usted Puede Tener la Certeza de sus Salvación (You Can Have Assurance of Your Salvation), aired (radiodisfusión) web 1/4/93

[5] Lightner, El Pecado, el Salvador, y la Salvación (Sin, the Savoir, and Salvation), p. 241.

[6] John MacArthur, Jr., Salvo sin Ninguna Duda (Saved Without A Doubt )(victor Books, 1992), pp. 9, 10.

[7] Arthur W. Pink, Seguridad Eterna (Eternal Security) (Grand Rapids, MI: Baker Books, Fourth Printing, 1996), p. 16.

[8] MacArthut, Salvo sin Ninguna Duda (Saved Without A Doubt), p. 100.

[9] Charles C. Ryrie, So Great Salvation (Salvación tan grande) (Víctor Books, 1989), p. 137. 

[10] Lewis Sperry Chafer, Salvación (Salvation) (Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing House, 1917, renewed 1945, Eleventh Printing, 1976), p. 70.

[11] J. Vernon McGee, Cómo Puede Tener La Certeza de la Salvación (How you Can Have Assurance of Salvation) (Pasadena, CA: Thru The Bible Books, 1976), P. 12. ¿Cómo podría ser todo el Camino al Cielo, Cielo, como lo dice este maestro de UVSSS, ya que estamos en un campo de batalla, no un día de campo, y estamos seguros que todos los que vivan piadosamente serán perseguidos en este siglo malo (2 Timoteo 3:12)?

[12] James Montgomery Boice, Sublime Gracia (Amazing Grace) (Wheathon, IL: Tyndale House Publishers, Inc., 1993), P. 55.

[13] Pink, Seguridad Eterna (Eternal Security), Contraportada.

[14] John F. MacArthur, Jr., La Fe Funciona (Faith Works) (word Publishing, 1993), p. 166.

[15] John F. MacArthur, Jr., El Evangelio de Acuerdo a Jesús (The Gospel According to Jesus), (Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing House, 1989), p. 216.

[16] Ibid., p. 98.

[17] MacArthur, Salvo Sin Ninguna Duda (Saved Without A Doubt), p. 166.

[18] MacArthur, La fe Funciona (Faith Works), p. 189.

[19] MacArthur, El Evangelio de Acuerdo a Jesús (The Gospel According to Jesus), p. 98.

[20] John Murray, Redención-Cumplida y Aplicada (Redemption-Accomplished and Applied) (Grand Rapids 3, MI: B. Eerdmans Publishing Company, 1955), p. 193.

[21] D. James Kennedy, ¿Puede Un Cristiano Caer De La Gracia? (Can A Christian Fall From Grace?) Folleto, (Ft. Lauderdale FL: Coral Ridge Minstries), pp. 14, 15.

[22] Ibid., p. 10.

[23] Daniel D. Corner, La Seguridad Sondicional del Creyente (The Believer’s Conditional Security), Apéndice B.

[24] Zane C. Hodges, ¡Absolutamente Libre! (Absolutely Free!), (Dallas, TX.: Redención Viva, 1989), p. 220.

[25] Ibid. P. 94.

[26] Presente activo participio, Spiro Zondhiate, El Nuevo Testamento de Estudio Literal Completo (The Complete Word Study New Testament), KJV (Chattanooga, TN: AMG Publishers, 1992), p. 796. [El participio presente expresa un acción continua o repetida, Ipid., p. 867]

[27] Participio presente activo, Ibid., p. 329.

[28] John R. Rice, Certeramente Salvo (Saved For Certain), (Murfreesboro: Sword of the Lord Publishers, 1953), p. 29.

[29] Dave Hunt, El Llamado Bereo(The Berean Call), July 1996, p. 2.

[30] Charles Stanley, Seguridad Eterna: ¿Puede Estar Seguro? (Eternal Security: Can You Be Sure?). p. 94.

[31] Donald Cole, Linea Abierta (Open Line), Sepa que Usted es Salvo/Seguridad Eterna (Know You’re Saved / Eternal Security), air date (fecha de radiodisfusión): 11/11/88.   

[32] David Breese, Portada, Eterna Seguridad Incondicional (Unconditional Eternal Security), WWIB-FM, 11/10/94.

[33] R. T. Kendall, Una Vez Salvos, Siempre Salvos (Once Saved, Always Saved), (Chicago: Moody Press, 1985), p. 59.

 

 

 

continúe leyendo


Red: www.alcanceevangelistico.org

Dirección: P.O. Box 265, Washington, PA 15301-0265, USA

Cartas electronicas: pablo@alcanceevangelistico.org