El Apóstol Judas Iscariote

¡Un problema para los partidarios de la Seguridad Eterna (la Perseverancia de los Santos)!

Escrito por Dan Corner

[Está permitida solamente la reproducción total y no parcial de este escrito. Usted puede imprimirlo y distribuirlo libremente con tal de que no altere su contenido y de que retenga las direcciones postal y electrónica que se encuentran al final. Los énfasis en letra negrita son nuestros excepto cuando se indica otro autor. Todas las citas bíblicas son de la Nueva Versión Internacional a menos que se indique otra.]

eternal security

 

Los partidarios de la Seguridad Eterna se topan con muchas porciones bíblicas difíciles de aceptar, ya que contradicen claramente su amada y apreciada doctrina. Tales porciones bíblicas contradicen la Seguridad Eterna de dos maneras: 1) al mostrar ejemplos específicos que son contrarios a ella y 2) cuando toca algún tema relacionado con ella.

De los ejemplos que la contradicen, el del apóstol Judas Iscariote es quizás el más difícil que ellos pueden llegar a afrontar. Al parecer, los hechos  que rodean la vida de este apóstol necesitan ser distorsionados, alterados, falsificados, o ignorados para que su visión errónea sobre la seguridad del creyente no sea destruida. ¡Y hasta tienen que llegar al extremo de usar argumentos ilógicos y sin fundamento bíblico para reconciliar los eventos de la vida de este apóstol con la Seguridad Eterna!

Es obvio que el apóstol Judas Iscariote fue al infierno luego de traicionar a Jesús y cometer suicidio: “...¡ay de aquél que traiciona al Hijo del hombre! ¡Más le valiera no haber nacido!” (Marcos 14:21. CTS). Debido a este hecho, los defensores de la Seguridad Eterna se quedan no tienen más que dos alternativas: 1) insistir dogmáticamente que “para empezar, Judas nunca fue salvo” o 2) dejar de creer en la Seguridad Eterna, algo a lo que pocos de ellos parecen estar dispuestos.

¡John MacArthur, Jr. no es la excepción! Aunque sus libros y cintas de audio contienen muchas buenas enseñanzas, cuando se pone a hablar directa o indirectamente sobre la Seguridad Eterna, suena tan bíblicamente ilógico y absurdo como Charles Stanley y otros difusores de la Seguridad Eterna.

Las siguientes citas sobre Judas fueron traducidas del libro “The Gospel According To Jesus“ (El Evangelio Según Jesús) de John MacArthur, y revelan su perspectiva en cuanto a la Seguridad Eterna: 

Judas es un ejemplo elemental de alguien que afirmaba ser un creyente y que cayó en apostasía absoluta. Él estuvo siguiendo al Señor con los otros discípulos durante tres años. Él parecía ser uno de ellos. Probablemente él pensaba que era un discípulo, al menos al principio. No es muy probable que él se haya hecho miembro del grupo de Cristo con la intención de rebelarse en su contra. En algún momento del trayecto, él se convirtió en un codicioso, pero es muy difícil que inicialmente ese haya sido su motivo; Jesús y sus discípulos nunca tuvieron nada de valor material (Mateo 8:20). Aparentemente Judas inicialmente compartía la esperanza del reino de Cristo y creía que Jesús era el Mesías. Después de todo, él también había dejado todo por seguir al Señor. En terminología moderna, él había “aceptado” a Jesús...

Aun así, mientras los otros iban creciendo hasta llegar a ser apóstoles, Judas se convertía silenciosamente en un vil y ambicioso instrumento de Satanás. Aunque al principio su carácter pudo haber sido semejante al de los discípulos, su fe no era auténtica (Juan 13:10-11). El no había sido regenerado, y su corazón se fue endureciendo gradualmente hasta que él se convirtió en el traidor que vendió al Salvador por un puñado de monedas. En el final, él estaba tan preparado para llevar a cabo el propósito de Satanás que el mismo diablo se posesionó de Judas (Juan 13:27).

¡En el primero de estos párrafos, MacArthur dice dos veces que Judas “siguió al Señor”! Luego elabora más este punto diciendo que Judas “había dejado todo por seguir al Señor.” ¡Sin embargo, más adelante en ese mismo artículo, MacArthur declara, “Judas ejemplifica el falso discipulado” (Pág. 104)! ¡Esto es ilógico! ¡Un falso discípulo no puede ser uno que “ha dejado todo por seguir al Señor”! ¡Jesús dijo: "Si quieren ser mis discípulos, tendrán que abandonar todo lo que tienen" (Lucas 14:33. BLS)! Indudablemente, Jesús no estaba hablando allí del falso discipulado. 

Además, como usted puede ver, MacArthur concibe a Judas "haciéndose miembro del grupo de Cristo," ¡como si el grupo ya hubiera existido antes de que él entrara en escena! En contraste, el pasaje en cuestión declara lo siguiente: 

Al llegar la mañana, llamó A SUS DISCÍPULOS y escogió a doce de ellos, a los que nombró apóstoles: Simón (a quien llamó Pedro), su hermano Andrés, Jacobo, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Jacobo hijo de Alfeo, Simón, al que llamaban el Zelote, Judas hijo de Jacobo, y Judas Iscariote, que llegó a ser el traidor. (Lucas 6:14-16)

 

Por favor observe que la primera vez que escuchamos sobre Judas Iscariote, se nos informa que él ya era un “discípulo”. Además, él fue “llamado” y “escogido” por Cristo mismo para ser un “apóstol” en el mismo momento que los otros doce. Véase Juan 6:70. ¡Judas NO se “hizo miembro” del grupo de Cristo, como escribe este difusor de la Seguridad Eterna, pues él ya era parte de ese grupo!

¡MacArthur también concibe erróneamente a los otros once apóstoles diciendo que ellos “fueron creciendo hasta llegar a ser apóstoles”, cuando en realidad fueron hechos “apóstoles” instantáneamente por Cristo mismo! ¡Judas también formó parte de este grupo “escogido” de entre los otros discípulos que estaban presentes para ser los apóstoles del Señor! Este hecho sobre la impostura instantánea del apostolado también se observa en otros pasajes bíblicos y se confirma con el origen del apostolado de Pablo (Romanos 1:1). ¡Uno NUNCA puede “ir creciendo hasta llegar a ser apóstol” como dice MacArthur!

Volviendo al pasaje bíblico en cuestión, se puede observar que Judas “llegó a ser” el traidor (Lucas 6:16). La palabra “llegó a ser” sugiere que Judas gradualmente experimentó una decadencia moral luego de ser escogido por Cristo como su apóstol, o  “mensajero especial” (que es lo que esa palabra significa). En otras palabras, Judas pasó de “discípulo” a “apóstol”, y de  “apóstol” a “traidor”. Dicho aun de otra manera, él fue un “discípulo” del Señor elevado al cargo de apóstol que más tarde “llegó a ser el traidor”, como está escrito en la Biblia. ¡De cualquier manera, la condición espiritual de este apóstol decayó en tal manera que él llegó a traicionar a Cristo, cometer suicidio (auto-asesinato) y terminar en el infierno! ¡Cuán conmovedoramente triste es contemplar esta tragedia!

Recuerde lo siguiente sobre Judas: ¡Él fue enviado a predicar, sanar a los enfermos, resucitar a los muertos, limpiar a los leprosos y expulsar demonios (Mateo 10:6-8)! ¡Marcos 3:14-15 declara que Jesús dio autoridad para expulsar demonios a los doce, incluyendo a Judas! ¡Decir indirectamente que Judas nunca fue salvo es lo mismo que decir que Jesús escogió a alguien que no era santo para ser su representante! Por favor vea nuestro artículo, http://www.alcanceevangelistico.org/snotsaved.htm

Más aún, en Juan 13:18b, Jesús cita un pasaje del Salmo 41 y lo aplica a Judas. Ese versículo del Salmo 41 dice: “Hasta mi íntimo amigo, en quien yo más confiaba, y con quien compartía mi pan, se ha puesto en contra mía.” (Salmos 41:9. LBLA). Por favor observe que Judas fue una vez “el íntimo amigo de Jesús y en quien él (Jesús) confiaba”! Ya que Jesús “conocía el interior del ser humano” (Juan 2:25), es decir, su corazón, ¿cómo entonces podría confiar en Judas en los primeros días de esa amistad si Judas no era salvo? Además, el Salmo 41:9 declara que en ese tiempo Judas fue “íntimo amigo” de Jesús. ¿Podría eso ser posible si Judas hubiese sido un inconverso?

MacArthur también declara que “su fe no era auténtica” y cita Juan 13:10-11 para tratar de probarlo. En ese pasaje dice: “El que ya se ha bañado no necesita lavarse más que los pies; pues ya todo su cuerpo está limpio. Y ustedes ya están limpios, aunque no todos. Jesús sabía quién lo iba a traicionar, y por eso dijo que no todos estaban limpios.” MacArthur tuvo que modificar esos versículos ya que cuando los vio tenía puestos sus anteojos de Seguridad Eterna. Llegó, por lo tanto, a la conclusión de que Judas no estaba “limpio” a diferencia de los otros discípulos. ¿Pero dice allí que Judas nunca estuvo “limpio”? ¡En realidad sólo dice que en ese específico momento Judas no estaba “limpio”! Recuerde que al principio él era un discípulo, escogido para ser apóstol, ¡así que él seguramente estuvo “limpio” al principio! ¡Por lo tanto, MacArthur trata de hacer que Juan 13:10-11 diga que Judas no tenía una fe “auténtica” sin una tener un completo apoyo de esa porción bíblica!

Otros partidarios de la Seguridad Eterna dicen que Judas no  podría haber sido salvo ya “Satanás entró en él” y porque fue llamado “diablo” (Juan 6:70) y “ladrón” (Juan 12:6). Pero ellos pasan por alto el hecho de que la condición espiritual de uno puede CAMBIAR y alguien que es justo y santo puede luego convertirse en un pecador, y perder su salvación, como por ejemplo Demas, el hijo pródigo y Salomón.

También hay quienes se confunden con respecto Juan 6:64 y dicen que Judas nunca llegó a creer, ni siquiera en el principio. ¡Sin embargo, ese versículo no dice eso en absoluto! Podemos leerlo: “Sin embargo, hay algunos de ustedes que no creen. Es que Jesús conocía desde el principio quiénes (plural) eran los que no creían y quién (singular) era el que iba a traicionarlo.” Observe que hay DOS grupos a los que se hace referencia allí. Esto es evidente en el griego. ¡Uno está en plural para indicar a los que no creían y otro está en singular para indicar a Judas, que traicionaría a Jesús! Para más información sobre la seguridad del creyente por favor vea los artículos localizados en http://www.alcanceevangelistico.org/seguridadcreyentes.htm

¡Los predicadores de la Seguridad Eterna obviamente están tan acostumbrados a escuchar estas clases de argumentaciones ilógicas para apoyar su doctrina que para ellos es algo completamente normal enseñar que uno de los doce apóstoles originales, “escogido” por Cristo mismo, nunca fue realmente salvo! ¡Si no lo hicieran, la Seguridad Eterna sería lógicamente refutada! ¡Este aparente absurdo puede ser la razón de por qué estos predicadores casi nunca aluden a Judas por su título de “apóstol”, el cargo más alto en la iglesia del Nuevo Testamento (1 Corintios 12:28; Efesios 4:11)! ¿Puede usted recordar la última vez que escuchó a un predicador de la Seguridad Eterna referirse al que traicionó al Señor como “el Apóstol Judas” o “el Apóstol Judas Iscariote”, que llegó a ser el traidor? 

¡Una vez más, para que su doctrina no sea destruida, los partidarios de la Seguridad Eterna increíblemente alegan que el Apóstol Judas Iscariote nunca fue salvo! ¡Asombroso!

Todos tenemos que considerar muy seriamente cómo los corazones justos y puros de personas como el apóstol Judas del Nuevo Testamento y de Salomón, el constructor del Templo del Antiguo Testamento, se volvieron malvados y corrompidos con el paso del tiempo. De acuerdo a las Escrituras, esta intensa guerra espiritual, en la que ahora estamos, ha destruido a muchos de los que alguna vez fueron salvos.

Lector, manténgase firme en contra de las varias artimañas del diablo para acabar con USTED. Pablo escribió:  

Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. Porque nuestra lucha no es contra seres humanos sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales. Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza.  Manténganse firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, protegidos por la coraza de justicia, y calzados con la disposición de proclamar el evangelio de la paz. Además de todo esto, tomen el escudo de la fe, con el cual pueden apagar todas LAS FLECHAS ENCENDIDAS DEL MALIGNO. Tomen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos. (Efesios 6:10-18)

Adoptar la postura de la Seguridad Eterna y creer que el Apóstol Judas nunca fue salvo es pasar por alto su caída de la alta posición que tenía como apóstol y negar el hecho de que el cristiano puede perder la lucha espiritual! Todo esto nos da un más amplio panorama de lo intensa que es nuestra lucha espiritual y de lo grave que es la pérdida! Nuestra lucha espiritual nunca terminará mientras estemos en esta tierra, sino hasta cuando muramos físicamente o nos encontremos en el aire con el Señor. Considerando esto, Jesús nos advierte sobre el triste futuro de muchos que conocen que el cielo es una realidad: “La puerta del cielo es estrecha, pero esforzaos a entrar por ella; pues lo cierto es que muchos tratarán de entrar, y NO podrán.” (Lucas 13:24. CTS) 

 

El Verdadero Plan De Salvación

El verdadero plan de salvación es arrepentimiento para con Dios y fe en Jesucristo (Hechos 20:21). Probamos nuestro arrepentimiento a través de nuestras obras (Hechos 26:20). El Señor Jesucristo enseñó que el camino a la vida es "difícil" y sólo unos "pocos" lo encuentran (Mateo 7:13,14). Muchos se salvan, pero después se apartan (Lucas 8:13; Juan 6:66; 1 Timoteo 1:19; etc.). En otras palabras, después de la salvación inicial debemos mantenernos firmes hasta el "fin" para entrar al reino de Dios y escapar del lago de fuego (Mateo 10:22; Hebreos 3:14; Apocalipis 2:10,11). La vida eterna llega al arrepentido en el momento en que cree en Jesucristo para salvación (Juan 3:16; 6:47; 1 Juan 5:12,13), pero hay otro aspecto importante de la vida eterna del que muchos no están concientes en nuestro tiempo por las falsas enseñanzas de la Seguridad Eterna. De acuerdo a la verdadera doctrina bíblica en cuanto a la gracia, la vida eterna es también una ESPERANZA (Tito 3:7), todavía por ser COSECHADA (Gálatas 6:8,9) en el MUNDO VENIDERO (Maros 10:30) sólo para aquellos que PERSISTEN EN HACER EL BIEN (Romanos 2:7) y NO SE DESANIMAN NI SE DAN POR VENCIDOS (Gálatas 6:9).

Si una persona salva siembra para satisfacer su naturaleza de pecado, morirá espiritualmente (Romanos 8:13; Gálatas 6:8,9). El hijo pródigo es un claro ejemplo de esto (Lucas 15:24,32). El resultado final del pecado es la muerte espiritual, así que NO SE DEJEN ENGAÑAR (Santiago 1:14-16). Para mucha más información respecto al tema de seguridad encuentra via nuestro secion de la pagina de web sobre la seguridad del creyente http://www.alcanceevangelistico.org/seguridadcreyentes.htm 

Por la enseñanza de salvo siempre salvo, la gracia se ha enseñado como un permiso para la inmoralidad durante tanto tiempo, y sin retos, que cuando la Escritura es citada, como por ejemplo 1 Corintios 6:9,10 o Apocalipsis 21:8, es desatendida, y el que presenta la Palabra de Dios es falsamente acusado de enseñar legalismo, esclavitud, obras, etc. ¡Esto refleja cuán verdaderamente oscuros son los días en que vivimos!

La pregunta de la PRUEBA DEL ACIDO para saber si un ministerio o iglesia local está enseñando una licencia para la inmoralidad, como lo condena Judas 3,4 es: ¿Permite la verdadera gracia que los sexualmente inmorales entren al cielo? ¡Si su respuesta es "SI," evítelo como al virus del SIDA! Sentarse bajo la influencia de esta enseñanza podría significar que su alma y las almas de sus seres queridos terminaran eternamente condenadas como resultado. Auspiciar y promover ministerios y enseñanzas así es ser cómplice de las obras malignas (2 Juan 9-11). ¡Esto incluye sus donaciones financieras! Escape de cualquier ministerio o congregación así y estimule a otros a hacer lo mismo antes de que sea muy tarde eternalmente.

 

Alcance Evangelí­stico
Apartado postal:
 
PO Box 265, Washington, PA 15301 USA (Estados Unidos)
Correo electrónico: 
pablo@alcanceevangelistico.org